La sicología conductista, tiene algunas falencias dicen algunos opositores, ya que, no está en la capacidad de construir significados, porque la comprensión requiere algunas reglas que no posee esta disciplina, sin embargo, lo importante es saber de dónde provienen los conceptos. Es aquí donde el cognitivismo y el conductismo entran en una contradicción, en si es necesario o no la experiencia o la experimentación para la generación de conceptos.

Es muy clara la dificultad que acarrea la generación de conceptos a través de ideas abstractas, sin embargo estas dificultades no han estado presentes solo ahora, si no, ya en tiempo remoto existían.





Uno de los axiomas que refiere el cognitivismo, es que se puedan comprobar empíricamente, o sea que esta generación de conceptos sea reproducible en otras personas o en otro tiempo, dicho en otras palabras que las experiencias que tuviera una persona respecto  algo, seguiría siendo la misma experiencia valga la redundancia, sin importar la persona o el tiempo; esto es un poco contradictorio, ya que, si la teoría se basa es el empirismo, la experiencia de don individuos puede ser totalmente distinta.




Hume y Kant resuelven esto con una aseveración, para mí, no salida de contexto, y es que la falta conceptual puede suplirse con el simple conocimiento del objeto determinado, necesitando simplemente una interacción con el objeto para acercarse a su concepto básico, sin embargo el significado definitivamente puede cambiar dependiendo del entorno de la persona que se relacione con el objeto. O sea dicho de otra forma se necesita de la experiencia para la generación de conceptos, y esta experiencia hace que más adelante sea más fácil la reproducción, ya que, la experiencia deja huella en las personas, que va servir para asemejar conceptos anteriores con vivencias nuevas.
 
A este respecto ha habido teorías opositoras como es el idealismo subjetivo, que asevera que solo se necesita la subjetividad para la generación de conceptos, obviando que algunas veces lo subjetivo cobra vida gracias a lo objetivo.



Por estas razones ya debatidas con anterioridad surge algo conocido como idealismo conceptual, que a diferencia del subjetivo, refiere que el conocimiento o la generación del mismo debe llevar un orden, organizando racionalmente la experiencia y aún más, determina, que la generación de conceptos es grupal y no de un solo individuo, yendo de la mano de la evolución cultural del ser humano, de las necesidades propias del individuo, sobreviviendo como ser colectivo.


Frege se expresa al respecto diciendo que el concepto o significado es el producto de la integración del objeto y el predicado, teniendo sentido ambos y no cada uno por su lado; junto con Wittgenstein refieren un postulado, señalando que los conceptos se construyen mentalmente y son aplicados a la cotidianidad, abstrayendo parte de ellos, concordando esto con las aseveraciones de Platón, hechas mucho tiempo atrás. Además Wittgenstein refiere, que la conceptualización no necesita del todo de la experiencia porque en algunos conceptos el solo hecho de la semejanza proporciona significados propios, que no necesitan de la experimentación para ser entendidos, además infiere que una palabra puede tener varias definiciones, lo que conlleva a que no se necesite de la práctica para la realización de un concepto, siendo más importante la comprensión de la complejidad del uso de las palabras.

                               
En resumidas cuentas, si bien es cierto que la generación de conceptos, es inherente de la comprensión, esa evolución no está determinada por el desarrollo biológico del conocimiento, sino, principalmente por la experiencia y aún más por el uso de los mismos conceptos, conllevando esto definitivamente al cambio en los procesos de educación, ya que, según todas estas teorías la enseñanza que se venía implementando hasta ahora, una enseñanza mecanicista y rutinaria, no está obteniendo los resultados necesarios para la generación del conocimiento en la actualidad.


        

CONCLUSIONES

·         La generación de conceptos es inherente de la comprensión, sin dejar a un lado la experiencia.
En la educación es importante tanto el proceso como los resultados sin que uno menoscabe el valor del otro en la enseñanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario